Entorno natural e histórico

El románico de Maià de Montcal y Beuda

Maià de Montcal y Beuda son dos ejemplos del valioso patrimonio de la Garrotxa. Los templos que forman parte del legado románico garrotxí fueron construidos entre los siglos IX y XII, y fueron lugares de reunión de la gente del pueblo así como también centros de peregrinación.

Algunas de las paradas de la ruta son: Sant Pere de Lligordà, Santa Maria de Palera, el Sant Sepulcre de Palera, iglesia de Sant Feliu de Beuda, Santa Maria de Segueró, iglesia de Sant Vicenç, Santa Magdalena de Maià, Santa Maria de Jonqueres, iglesia de Sant Martí a Dosquers.

Más información y cómo llegar
[/vc_row]

El Parque Natural de la Zona Volcánica de la Garrotxa

Es el mejor exponente de paisaje volcánico de la Península Ibérica. Tiene una cuarentena de conos volcánicos y más de 20 coladas de lavas basálticas.

La orografía, el suelo y el clima proporcionan una variada vegetación con encinas, robledos y hayedos de excepcional valor paisajístico.

Más información y cómo llegar

Espacio Natural de la Alta Garrotxa

Al norte del Fluvià, a caballo entre la Garrotxa, el Ripollès y el Alto Empordà se extiende la Alta Garrotxa, un espacio natural de notable extensión (32.864,57 hectáreas) y de gran complejidad orográfica.

En su paisaje predominan los valles profundos, envueltos de barrancos y de paredes de roca, encinares y robledos y notables especies de fauna y flora de gran interés. El espacio también cuenta con una importante riqueza de patrimonio cultural: masies, ermitas, placas carboneras, etc. que ponen de manifiesto la importancia que tuvieron en el pasado las actividades tradiciones agrícolas y ganaderas de la zona.

Más información y cómo llegar